Mapa Callejero de Nueva York

Por en julio 19, 2010 en Mapas de America

Nueva York es la ciudad más emblemática de los Estados Unidos y es uno de los destinos turísticos más visitados en el mundo y hoy te traemos este mapa callejero de Nueva York.

mapa-callejero-nueva-york

Con él podrás conocer de una mejor manera a esta estupenda isla que sigue siendo una de las ciudades más cosmopolitas del mundo.

¿Tu ya has visitado esta ciudad? ¿Qué otras ciudades has visitado?

Comparte

Comentarios

Un Comentario a “Mapa Callejero de Nueva York”
  1. Praba dice:

    Ah… Por fin un espacio para cuipmlr mi promesa sin parecer off-topic… Estaba un deda el Duende Callejuelas aburrie9ndose como ostra en una banca del Tec de Monterrey de Culiace1n, tras una me1s que aburrida reunif3n celebrada, sabre1 la razf3n, en ese lugar (siendo que ni los asistentes a la reunif3n, me1s el tema de la reunif3n en sed, nada tenedan que ver con el Tec de Monterrey), acabe1ndose un cigarro bajo uno de esos honguitos playeros mientras el “contacto” de la institucif3n me deceda: “listo, ya barrimos, ya te puedes ir”, o quize1, “listo, no se robaron nada, ya te puedes ir”… Cuando alguien lo tocf3 en el hombro y, al darse la vuelta, descubrif3 que era nada menos que esa mujer cuyo nombre no revelare9 (puesto que soy algo ased como caballero, pero es un nombre muy “fresco”)… Con quien la habeda pasado me1s que bien en un par de ocasiones sin me1s obligacif3n que encenderle un cigarro cuando ella levantaba la ceja, y a quien no habeda visto en me1s de un af1o… Y total que entonces ya no estuvo tan aburrido, ahora estaba platique y platique… Y bueno, resultf3 que la mujer estudiaba ahed, estaba terminando su carrera, e iba por una asesoreda para su tesis… Ased que, sin que viniera a cuento, le dijo a este duendecillo que si quereda, podedan “ir a divertirse” en cuanto acabara (nota: eran apenas medio deda… Jo), que la esperara… Entonces, que este duendecillo recuerda que9 significa ese “ir a divertirse”, en compaf1eda de esa mujer, y pues la mujer se fue a su asesoreda y el duendecillo la siguif3, lelo… Y entonces se encontrf3 con su estimado Diezm… Y charlf3 un rato con e9l hasta que la mujer llegf3 y le dijo algo ased como, “nos vamos ya”… En fin… El chiste es que de ahed a un restaurante, a comer y a cotorrear… y de ahed… Pues al cine, con la promesa de “one last time like before”… Y sobres, que se le ocurre sugerir que veamos esa cosa llamada Zapata (cosa que no me molestf3 en su momento Quie9n iba a ver la peledcula?)… Y entramos al cine, y comienza la funcif3n… Y la sala estaba sooooola… Y esta me dice… “ya regreso”… Y el duendecillo se queda solo… Y pasan los minutos… Y llega un policeda extraf1o, que se sienta a un lado y con su lampara me ilumina y me pregunta ” Vienes solo?”… Y yo.. No. Y e9l me pregunta si puedo salir un rato… Y yo, ” Y eso?”… Y el policeda me dice que acaban de robar en otra sala y quieren “catearme”… Y yo impactado “me van a catear”… Entonces, sin que tampoco viniera a cuento, me acorde9 de esa tarde en la que my nigga y yo ande1bamos de locos, comprando puros y peledculas, y nos agarrf3 siete veces el mismo rete9n… Y en la faltima vez que pasamos por e9l, el que estaba a cargo del rete9n nos quitf3 los puros… Entonces hice un conteo mental de lo que traeda, para saber que9 me iban a quitar ahora… Pero llegf3 la mujer, cabizbaja, y el policeda le preguntf3 si veneda conmigo, que si no me habeda levantado de mi asiento en los faltimos tantos minutos, etce9tera… Total, me dejaron ir… O se fue… Bah, no se9… El caso es que la mujer regresf3, se sentf3 y comenzf3 a confesar que ella andaba mal… Que andaba con un fulano medio garra, y sacf3 de su bolso una prueba de embarazo recie9n usada y un encendedor para que viera que estaba embarazada… Luego, se puso a hablar de que pensaba en el aborto, pero que era pecado… y sobres, una laaaarga perorata sobre el pecado. Y sed, en pantalla, Zapata sufreda… El chiste es que, mi calentura inicial se fue apagando de forma correosa… Recorde9 lo aburrido que estaba en el Tec de Monterrey y af1ore9 ese momento… Para eso, la sala comenzf3 a oler mal… Le dije, pero ella estaba tan centrada en su discurso sobre el pecado y la paternidad, y Lucerito lloraba en pantalla, y el Ferne1ndez volaba… Me quede9 en el limbo. Entonces, llegf3 un bombero y nos dijo que salie9ramos por la puerta de emergencia… que habeda una fuga de gas en la dulcereda… Salimos en silencio. Ased llegamos hasta el auto… (por cierto, el medo habeda quedado en el Tec, para no andar en dos autos, ella propuso el suyo)… Subif3 a su auto, me dijo que gracias por escucharme y por mis consejos ( ?), y se fue. Si uno volteaba veeda a gente medio histe9rica salir del cine… Haceda mucho calor y me quede9 parado como lelo viendo cf3mo la mujer se iba afan ensimismada y quize1 sin recordar que yo no traeda auto. Ased que tuve que regresar a pie (odio el transporte urbano y los taxis), al Tec, por su auto. Me1s tarde, por desaparecer, sus jefes lo regaf1aron, pero esa ya es otra historia.Han pasado af1os. La mujer este1 casada, es madre de tres credos (no, no abortf3, pero tampoco se casf3 con el tedo aquel)… Y no me ha vuelto a invitar al cine. Afortunadamente.

Comenta!